facebook twitter youtube intagram
  • Colmenar Viejo

Colmenar Viejo se prepara contra la procesionaria del pino

El objetivo es erradicar este insecto lepidóptero o mariposa que se alimenta de las acículas y producen defoliaciones en los pinos e irritaciones y urticarias en las personas. La actuación incluye, por ejemplo, la Ermita y el camino de Remedios y las huelgas del río Manzanares en la M-618.

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Colmenar Viejo ha informado de que ayer fue el primero de los dos días en los que se llevará a cabo, en colaboración con la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, el tratamiento anual contra la procesionaria del pino en diferentes zonas rurales del término municipal con el fin de eliminar esta dañina y molesta oruga.

La procesionaria del pino (Thaumetopaea pityocampa) es un insecto lepidóptero o mariposa que se alimenta de las acículas u hojas de los pinos y cedros. Producen defoliaciones en los árboles y estéticamente son visibles ya que las larvas fabrican bolsones llamativos en las ramas.

Además, afectan a la salud humana, ya que los pelillos que rodean el cuerpo de las orugas provocan irritaciones y urticarias en la piel que pueden producir trastornos alérgicos.

En los tratamientos preventivos se utiliza el diflubenzuron para impedir la metamorfosis: el desarrollo de la crisálida (pupa) al de imago (mariposa) y así evitar plagas.

En concreto, el tratamiento incluye la Ermita de Remedios (cuya superficie es de 37.000 m2); el área recreativa aledaña de Remedios (donde hay 40 pinos); el camino de Remedios (40 pinos); el antiguo vertedero sellado de la Dehesa (donde hay aproximadamente un centenar de pinos plantados); el descansadero de Navalcolmenar (en la M-607); y las huelgas del río Manzanares (en la M-618).

“El tratamiento se lleva a cabo en zonas rústicas donde hay masas de pinos a las que puede atacar la procesionaria. Para nosotros, además, es muy importante también salvaguardar la salud de las personas que puedan visitar esos espacios naturales y de ahí que una de las zonas donde antes se fumiga es en la Ermita de Remedios y su área de influencia, camino y área recreativa. Queremos evitar en la medida de los posible que los vecinos, o incluso sus mascotas, puedan verse afectados por estas orugas”, explica el Concejal de Medio Ambiente colmenareño, César de la Serna.

Actualidad Colmenar Viejo