facebook twitter youtube intagram
  • Colmenar Viejo

Cinco 'mayas' mantienen viva en Colmenar Viejo la tradición que saluda a la primavera

Una de las mayas de Colmenar Viejo en 2016

El centro urbano de Colmenar Viejo volverá a acoger el 2 de mayo dicha fiesta en la que las niñas y las flores protagonizan los altares confeccionados con flores silvestres y donde una chiquilla debe quedarse quieta donde dos horas mientras sus compañeras piden a los transeúntes "Para la Maya, que es bonita y galana".

La fiesta tradicional, que fue declarada fiesta de interés turístico en 2005 por la Comunidad de Madrid, revoluciona en estos días a decenas de familias que tienen previsto recoger el 1 de mayo flores silvestres para decorar el altar de cada "maya". Las cinco mayas participantes este año, y sus ubicaciones, son las siguientes: Andrea Ramos Díaz (C/ Marqués de Santillana – El Portico), Natalia Ciriza Berrocal (Plaza del Pueblo, esquina C/ Feria), María Moreno Guapo (C/ Feria, 13), Marah Corrales Alfonso (C/ Feria, junto a Capilla de Santa Ana) y Nieves Ávila Laguna (Plaza del Pueblo, esquina C/ Prim).

Eva Alfonso, madre de la 'maya' que se sitúa junto a la Capilla de Santa Ana, ha señalado en Onda Cero Madrid Norte que la lluvia de los últimos días, e incluso el granizo caído el domingo, merman las posibilidades de encontrar flores en el entorno natural de Colmenar Viejo, aunque esto no impedirá decorar el altar: "Llevo participando desde hace diez años, así que ya tenemos cierta idea de dónde buscar las flores". El resto de los objetos para el altar, que preparan las madres y las abuelas (especialmente, alfombras, y una colcha de telón de fondo), así como la vestimenta de las niñas ya están preparados.

Qué es la Maya

La ‘maya’ va ataviada con una falta y camisa blanca decorada, mantón de Manila atado a la espalda, collares y pequeñas joyas, y una corona de flores en el cabello. La dificultad para la chiquilla estriba en que permanece sentada durante dos horas, sin moverse, muy seria y sin hablar, mientras a su alrededor pasan los curiosos.

A su alrededor, las acompañantes, que van ataviadas de forma similar, aunque con el mantón de Manila colocado "del derecho", invitan a los curiosos a hacer donativos con un cepillo y la siguiente frase: “para la Maya, que es bonita y galana”.

Tradicionalmente se cree que la "maya" da la bienvenida simbólicamente al resurgir de la Naturaleza tras el letargo del invierno, aunque también se dice que tiene un simbolismo relacionado con el paso de la niña a mujer.

De cualquier manera, esta tradición, que fue motivo de un reportaje fotográfico premiado en la edición de 2016 de la World Press Photo, no tiene tanta participación como su fiesta hermana, la "vaquilla".

De hecho, Eva Alfonso ha animado a otras familias a sumarse a la fiesta en próximos años para "mantener viva una seña de identidad de Colmenar Viejo".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Actualidad Colmenar Viejo