facebook twitter youtube intagram
  • Tres Cantos

Las herederas literarias de Pippi Calzaslargas buscan una sociedad más igualitaria

Heroínas literarias fuertes y decididas ideadas por escritores que escriben para niños, niñas y adolescentes han protagonizado una de las mesas redondas del Festival de Literatura Infantil y Juvenil de Tres Cantos. Sus personajes se parecen más a la popular Pippi Calzaslargas, que a las princesas de cuento tradicional que esperan a ser rescatadas en un castillo por el varón de la historia.

Los personajes creados por Susana Vallejo, El Hematocrítico, Carlota Echevarría, Pedro Mañas, Esther Villardón o Ledicia Costas recuerdan la importancia de trasladar a los jóvenes lectores referentes que hablen de Igualdad de Género y que rompan con los estereotipos, muchas veces machistas, que han trasladado tradicionalmente los cuentos.

Ledicia Costas, autora de literatura infantil y juvenil, señala que los libros, "además de herramienta para divertir, tienen que contribuir a la capacidad crítica del lector". Sus personajes femeninos son transgresoras en cuanto a los roles de género tradicionales y las normas: "Traslado la idea de que hay que cuestionar la sociedad en la que vivimos".

Subvertir estereotipos tradicionales

Subvertir estereotipos tradicionales es otra de las cualidades que encontramos en la nueva literatura infantil. El Hematocrítico es uno de sus autores más conocidos debido a que en sus cuentos "juega" con los estereotipos de género en personajes tradicionales. El autor explica que en su versión del lobo feroz, este no es feroz sino más bien vegetariano y muy afable, y que Ricitos de Oro, niña castigada en el cuento tradicional por su curiosidad, en su versión no lo es ya que entiende que "la curiosidad es una cualidad muy recomendable para los niños".

"Los padres y madres suelen decirme que les ha encantado el libro ya que encuentran capas que a lo mejor los niños no son capaces de entender en un primer momento", dice el Hematocrítico.

Falta de referentes femeninos fuertes

Susana Vallejo, otra autora de literatura infantil y juvenil, señala que tradicionalmente en la literatura para los más pequeños "han faltado referentes femeninos fuertes e independientes". La excepción fue Pippi Calzaslargas. En su última obra, "El misterio de Arlene", la protagonista es un fantasma, que va en un grupo de amigos, y solo hay un niño. También plantea que se tiene que superar la idea de que hay libros infantiles para niños y otros para niñas: "Todos los libros son para niños y para niñas, no hay que hacer distinción".

Sin cabida para los mensajes machistas

Por su parte, Carlota Echevarría, autora de la serie "Princesas al ataque", afirma que es importante que los lectores infantiles no reciban mensajes machistas en estas historias. De hecho, sus personajes, las princesas del título, no esperan que los chicos les solucionen los problemas.

Por último, Pedro Mañas tiene varios volúmenes de género infantil y juvenil en su haber. Su personaje más conocido posiblemente sea Rebeca Paradise (de "La Vida secreta de Rebeca Paradise"), una niña que, según explica, no corresponde a estereotipos de género. La novela combina mensajes sobre la amistad y la inclusión, sobre problemas que se viven en escuelas pero con mucho humor y en un lenguaje sencillo y agil.

Actualidad Tres Cantos